Consumir agua potable puede evitar males a damnificados en Bolivia

Los damnificados por las lluvias e inundaciones pueden evitar al menos cuatro enfermedades consumiendo y utilizando agua potabilizada, alertaron expertos en epidemiología del Ministerio de Salud.

“La recomendación fundamental es que las personas tomen agua potable o agua limpia”, confirmó por separado el ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, antes de dar a conocer que para tal efecto los médicos que componen las brigadas de respuesta rápida disponen y distribuyen pastillas potabilizadoras para purificar el líquido elemento en las regiones afectadas.

Entre las enfermedades que se pueden evitar gracias a este insumo de salud se encuentran las enfermedades diarreicas agudas (EDA), como la leptospirosis, el hantavirus, estafilocosis y el vibrium, entre otras, indicó el responsable nacional de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Rodolfo Rocabado.

Estas enfermedades —explicó el galeno— se manifiestan a través de diarreas, dolor abdominal, náuseas o vómitos producidos por bacterias que habitan en el agua no potable y en los alimentos lavados con agua no purificada.

Al respecto, el Ministro de Salud reflexionó: “El principal problema que hay que afrontar es la provisión de agua potable y el consumo de los alimentos de forma higiénica porque son las causas principales de algunas enfermedades”.

FUNCIÓN DE LAS PASTILLAS POTABILIZADORAS

Las pastillas potabilizadoras son cápsulas que pueden servir para purificar entre 4 y 5 litros del líquido elemento, explicó el médico, quien informó que este insumo es vital para resguardar la salud de las poblaciones damnificadas que viven en los albergues transitorios.

La falta de agua potable en las zonas afectadas por las riadas hace cada vez más urgente  la necesidad de estas pastillas, indicó Rocabado en entrevista con Cambio.

Frente a esta necesidad, se dotó con al menos 500 pastillas potabilizadoras a cada uno de los brigadistas que se encuentran realizando labores de salvataje en los albergues de personas damnificadas.

Se calcula que hay más de 160 médicos realizando labores de salud en los albergues transitorios, con lo que se calcula que al momento se podrían potabilizar por lo menos 412.500 litros de agua.

Cabe mencionar que, además de la dotación de pastillas potabilizadoras por medio de los brigadistas, se realizan entregas a través de los gobiernos departamentales. Éste es el caso de Pando, a cuya población se prevé dotar de aproximadamente 50 mil cápsulas purificadoras, informó el Gobernador del departamento, Luis Adolfo Flores Roberts.

Según la autoridad, en su región se reportó mucha gente con enfermedades estomacales debido a la ingesta de agua no potabilizada. “Esperamos que estas pastillas ayuden a frenar las infecciones estomacales en nuestra población”, afirmó el Gobernador.

SALUD GARANTIZA LA DOTACIÓN

Ante esta demanda, el responsable Nacional de Epidemiología afirmó que el Ministerio de Salud cuenta con una importante cantidad de pastillas en sus almacenes.

“La única limitación nuestra es llegar hasta los lugares más lejanos”, afirmó el médico, quien dio a conocer que las brigadas llegan hasta las comunidades por diversos medios, tales como avionetas, lanchas o a pie si es necesario.

Agua potable llega a 66% de viviendas en Bolivia

El servicio de agua potable proveniente de cañería de red beneficia al 66,09% de los 2.812.715 viviendas particulares ocupadas con personas presentes registradas el día del Censo Nacional de Población y Vivienda (CNPV 2012).


De esta manera, el porcentaje de domicilios con acceso a ese servicio aumentó en 3,82 puntos porcentuales en el periodo intercensal 2001-2012, tomando en cuenta que en el anterior empadronamiento (2001) el índice de acceso llegó a 62,27%.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), del Censo 2012, también sostienen que 1.859.053 hogares cuentan con agua provista a través de una cañería de red que les suministra el líquido elemento.

El registro también permite observar que un total de 261.520 domicilios todavía se abastecen de agua potable a través de una pileta pública, mientras que 86.372 viviendas acceden al elemento mediante la asistencia de un carro repartidor o aguatero.

De esta manera, los tres tipos de suministro de agua potable proveen del líquido a 2.206.945 viviendas en el territorio nacional, mientras que otros 107.634 domicilios se abastecen mediante pozos.

El Censo 2012 también registró unos 200.444 hogares que se abastecen mediante un foso sin bomba, mientras que 269.612 viviendas recurren al suministro en los ríos, vertientes o acequias, y un total de 28.080 casas se aprovisionan del líquido elemento mediante un lago, laguna o curiche.

DISTRIBUCIÓN 

La Paz ocupa el primer lugar en cuanto a viviendas con servicio de agua a través de una cañería de red se refiere, ya que 602.164 hogares, de los 852.730 registrados el día del Censo, cuentan con ese servicio.

La sede de gobierno también posee el mayor registro de acceso a piletas públicas, con 66.314 casas que acuden al servicio, y también mantiene el sitial en cuanto al suministro mediante pozos sin bomba (72.679), así como a través de ríos, vertientes o acequias (81.003).

En cuanto a dotación de agua mediante carros aguateros, el mayor índice está en Cochabamba, con 61.256 domicilios, de un total de 517.711 viviendas registradas en la jornada censal.

OTROS SERVICIOS

En la última década, la cobertura del servicio de energía eléctrica pasó de 64,38% a 78,18%, mientras que el porcentaje de viviendas que disponen del servicio sanitario se incrementó de 63,69% en 2001 a 69,92% para 2012.

También se tiene que del total de viviendas que disponen de servicio sanitario, el 56,07% es de uso exclusivo de los que habitan esas casas, mientras que en el resto el uso es compartido con los habitantes de otras unidades habitacionales.

El INE también observó que 56,39% de los hogares empadronados tiene desagüe al alcantarillado, el 31,16% cuenta con pozo ciego, y el restante 11,71% posee cámara séptica.

AGENDA 2025

Los datos del CNPV 2012 serán un instrumento fundamental que permitirá definir las necesidades de la población y plantear estrategias que permitan cumplir la Agenda del Bicentenario en el año 2025, cuyo fin es erradicar la pobreza extrema.

“Toda la información del Censo Nacional 2012 tiene que ver con la Agenda Patriótica, porque estamos hablando de cobertura de servicios, de educación y de oportunidades para la población”, indicó la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro.


Agua potable y saneamiento en Bolivia al 2015

El viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico, Rubén Méndez, anunció que Bolivia logrará para 2015 una cobertura del 84% de agua potable y del 60% en saneamiento básico, como estableció la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en las metas del milenio.

"Bolivia al 2012 ya cumplió con las Metas del Milenio, logrando una cobertura de agua potable entre el 2011 y 2012 de 75,5 por ciento al 78,9 por ciento, lo cual nos muestra que hasta el 2015 podremos alcanzar una cobertura del 84 por ciento en agua potable y el 60 por ciento en saneamiento básico", indicó a los medios estatales.

Agregó que en el área urbana se logró hasta 2012 una cobertura en agua potable del 86,9% y en el área rural del 62,3%, y respecto a saneamiento básico un 56% en al área urbana y un 36,95 en el área rural.

Además, recordó que para lograr la meta, Bolivia invirtió en 2012, 434 millones de bolivianos para la cobertura de agua potable y 219 millones de bolivianos para saneamiento básico.

Agua potable y saneamiento en Bolivia

La cobertura de agua potable y saneamiento en Bolivia aumentó considerablemente desde 1990 con altas inversiones en el sector. Sin embargo, las coberturas siguen siendo las más bajas del continente y la calidad de servicio esta baja. La inestabilidad política e institucional ha contribuido a la debilitación de las instituciones del sector a nivel nacional y de muchas instituciones locales. Dos concesiones a empresas privadas extranjeras en dos de las tres ciudades más grandes: Cochabamba y Gran La Paz - fallaron en 2000 y 2006 respectivamente. La segunda ciudad del país, Santa Cruz de la Sierra, gestiona su sistema de saneamiento3 a través de una cooperativa, con éxito relativo a los sistemas urbanos de las dos otras grandes ciudades del país.

EPSAS intervenida y anuncian una empresa metropolitana

El Gobierno intervino hoy la Empresa Pública de Servicio de Agua y Saneamiento (EPSAS) por riesgo en el servicio y planteó que la Gobernación y las alcaldías de La Paz y El Alto  trabajen en un nuevo modelo de administración.

El director Ejecutivo del ente regulador del servicio de Agua German Aramayo informó que se ejecutó una intervención administrativa que tiene el objetivo de garantizar el servicio, ante las amenazas del sindicato de afectar la provisión de agua.

"Hoy es el momento en el que  vamos a generar esta intervención administrativa...ha habido anuncios del sindicato donde se podía poner en riesgo el servicio", justificó Aramayo a diferentes medios de comunicación esta mañana.

Efectivos de la Policía custodian la infraestructura y las plantas de tratamiento de agua. La empresa provee del servicio a los municipios de La Paz y El Alto.

Aramayo planteó que la Gobernación de La Paz y las alcaldías de ambas ciudades deben trabajar en un nuevo modelo de administración del servicio y garantizó la estabilidad laboral de los trabajadores de la empresa.

En los siguientes minutos posesionarán al interventor, que en seis meses deberá  trabajar en aspectos como  garantizar el servicio y sanear la empresa, informó.

Programa MiAgua beneficia con 26 pozos a Riberalta


El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, entregará hoy en el municipio de Riberalta, del departamento de Beni, 26 pozos de agua en el marco del Programa MiAgua, uno de los programas estatales más exitosos, que tiene como objetivo cumplir las Metas del Milenio en la cobertura del líquido elemento para consumo humano y riego.


Los proyectos fueron ejecutados por el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, con una inversión de 2.325.989 bolivianos.

El trabajo consistió en la perforación de 26 pozos, dotación de bomba manual a palanca, el entubado con material PVC y la instalación de 26 piletas públicas, que beneficiaron a 26 comunidades, cuyos habitantes mejorarán su calidad de vida.

MiAgua II


En el marco del Programa MiAgua II se iniciará la perforación de dos pozos de agua y tendido de red en el municipio de Riberalta. Ambos serán ejecutados también por el FPS, con una inversión de 1.669.330 bolivianos.

Las obras consisten en la perforación de dos pozos de agua con un diámetro de 20 pulgadas y una profundidad de 200 metros, con una bomba SUM de 20 hp de potencia.

Además, incluye el tendido de tubería PVC de 10 pulgadas de diámetro y la construcción de una caseta de control para los barrios 6 de Julio y San José, en la ciudad de Riberalta. Los beneficiarios serán aproximadamente cinco mil habitantes y las conexiones que se realizarán alcanzan las 1.250.

Logros del programa

De acuerdo con un reporte del FPS, con los proyectos ejecutados por MiAgua I, este año se alcanzará el Objetivo del Milenio, ya que para 2015 la meta programada en cobertura es llegar al 78,5 por ciento, cuando en la actualidad este índice ya alcanza al 78,2 por ciento.

En este marco, se espera que la cobertura de agua potable en el país llegue en 2012 a un 87,5%, casi 10 puntos por encima de la meta fijada para 2015.

CUCHUMUELA, primer municipio con cobertura total de agua


El municipio cochabambino de Cuchumuela será el primero en contar con el 100 por ciento de la cobertura de agua potable. La declaratoria oficial se realizará el 20 de noviembre, una vez que finalicen las verificaciones, informó el viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico, Gustavo Morales. 


La autoridad destacó que hasta diciembre de 2011 se contó con un porcentaje de cobertura del 75,5 por ciento en agua potable y, con los índices logrados en 2012, se prevé que se sobrepase la Meta del Milenio fijada para el rubro de provisión de agua potable por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para 2015, como ya había anunciado el presidente Evo Morales.

Morales señaló que para 2015 Bolivia sobrepasará fácilmente el 80 por ciento de cobertura de agua potable, gracias a los programas implementados por el Gobierno nacional, especialmente en lo que se refiere a MiAgua I y II, con los cuales se invirtieron cifras que sobrepasan los 100 millones de dólares, destinados a proyectos en 329 municipios bolivianos. 

“Estos resultados se deben a la voluntad política del presidente Morales, que determinó la inversión de más de 100 millones de dólares en proyectos de agua, tan sólo en el programa MiAgua I”, afirmó. 

El Viceministro destacó el nivel de avance desde la administración Morales, en comparación con los regímenes neoliberales, pues de 2001 a 2005 se redujo el índice de cobertura, del 72 al 71,7 por ciento, mientras que con Morales se incrementó a 74,1 en 2006 y a 75,5 por ciento desde ese año hasta 2011. 

En cuanto a cifras de inversión, señaló que en el período 2001-2005 se gastaron 856.342.085 bolivianos, frente a los 2.607.215.794 bolivianos invertidos en la gestión 2006-2011.

En cuanto a saneamiento básico, destacó que el índice de avance hasta alcanzar la Meta del Milenio, fijada en 64 por ciento de cobertura, no es tan rápido, pues nos encontramos en 49,6 por ciento, lo que también registra logros, pues en seis años se aumentó la cobertura en más de seis puntos. 

Agregó que gracias a todo el trabajo e inversión en proyectos de agua potable y saneamiento básico, Bolivia podrá declarar al menos a 10 municipios con cobertura total de estos servicios durante el año 2013. (Cambio)

Declaran a Beni en alerta roja por sequías e incendios

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) declaró alerta roja en el departamento amazónico del Beni por la situación de sequía e incendios desatada principalmente en tres municipios, informó el martes el director de esa instancia Luis Philips.

    "Hay tres municipios en alerta roja porque han sufrido desastres al perder viviendas y demasiadas cosas, hasta casi una vida", explicó a los periodistas.

    Los municipios en alerta roja son Exaltación, Santa Ana y San Javier.

    Philips dijo que en El Perú-Río Apere, municipio de Santa Ana de Yacuma, se quemaron 13 viviendas con el resultado de 49 damnificados.

    Asimismo, en la comunidad  Palmeras, municipio de Exaltación, provincia Yacuma, fueron reducidas a cenizas 6 casas y otros 32 quedaron arruinados.

    En otra parte del Beni, en la comunidad América, municipio de San Javier, provincia Cercado, se quemó una casa y 3 personas lo perdieron todo.

Por tanto, las autoridades decidieron declarar estado de emergencia en grado de 'alerta roja' en todo el departamento y activar todos los mecanismos y recursos públicos y privados dirigidos a proteger la salud de la población.

    "Autorizar a la Dirección del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental del Beni gestionar los recursos económicos, 1.000.000 de bolivianos y técnicos y recursos  humanos necesarios de fuente local, nacional y/o de la cooperación internacional, para la atención y la situación de emergencia en el Departamento", señala la Resolución del COE.

    En municipio de Riberalta también podría declararse en alerta roja las siguientes horas, advirtió el Director del COE.



Trinidad, 2 oct (ABI)

Sequía deja incomunicada y sin alimentos a la región del Tipnis


Los ríos amazónicos en la cuenca alta del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) han bajado de caudal a niveles críticos, la navegación es dificultosa y en algunos tramos imposible, y una veintena de comunidades que ahora sufre por la falta de agua y alimentos ha quedado aislada.


Ante la gravedad de la situación, la Gobernación del Beni declaró hoy “el estado de emergencia en el grado de alerta roja” en las ocho provincias del departamento, que incluye a la zona de la reserva, informó su secretario general, Juan Carlos Zambrana.

La falta de lluvias que se experimenta desde junio provocó que la red de hidrovías en el Tipnis esté casi paralizada. La enmarañada red de ríos grandes y pequeños, lagos y lagunas es la principal vía de comunicación entre comunidades dispersas en medio de la selva.

“Una de las primeras consecuencias de esta sequía es que los ríos bajan de nivel, el transporte colapsa y la comida y el combustible, que se transportan por vía fluvial, comienzan a encarecer y a faltar”, señaló el Secretario General de la Gobernación del Beni.

Aún no se informó sobre brotes epidémicos, pero lo más preocupante ahora es la escasez de agua, que se mantendrá hasta mediados del mes de noviembre.

El agua de río que beben las comunidades está estancada y no es apta para el consumo humano. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología, de Trinidad, informó que las altas temperaturas, que oscilan entre 36 y 40 grados centígrados, se mantendrán al menos hasta fines de octubre, y se prevé que las lluvias llegarán este año con retraso.

La última gran sequía en la amazonia ocurrió en 2005, con millones de peces muertos y embarcaciones varadas en medio de grandes ríos, pero la actual, según Zambrana, aún no es tan grave como aquella. El calentamiento de las aguas del Atlántico, que ha desatado más huracanes este año, puede ser la causa de la intensa sequía que afecta a la amazonia boliviana.

La declaración de alerta roja permite a la Gobernación y al Comité Operativo de Emergencias (COE) disponer de recursos económicos adicionales para enfrentar las consecuencias del fenómeno natural.

Se informó que ambas instituciones departamentales y los municipios involucrados en la emergencia ejecutarán un plan de asistencia humanitaria, que incluye la dotación de alimentos y medicinas.

“Sólo la Gobernación, incluido su presupuesto departamental, movilizará un millón de bolivianos”, indicó Zambrana. La intensa sequía viene acompaña con fuertes vientos que, en esta época del año en la que se extienden los chaqueos en las haciendas, provocan también incendios en las comunidades indígenas.

“Hasta ahora hay unas 30 viviendas que han sido destruidas por el fuego de los chaqueos”.

El Sécure está aislado

Desde que las aguas del río Sécure disminuyeron su caudal y dieron paso a enormes playas de tierra rojiza, Daniel Jou, corregidor de la comunidad La Capital, “acarrea al hombro” lo poco que produce su chaco, durante tres jornadas hasta San Lorenzo de Moxos, un municipio rural del Beni, para intercambiarlo por sal o manteca.

Unas 20 comunidades del Tipnis asentadas a lo largo de 150 kilómetros en la cuenca central del Sécure tienen el mismo problema que La Capital. “Hace cinco o seis años que el río no se recupera ni siquiera en el intenso período de lluvias, y nuestras canoas están paradas”, cuenta la autoridad que representa a cinco familias mojeño-trinitarias.

El río Sécure tenía hasta antes de ese año unos 20 metros de ancho y entre cinco y siete metros de profundidad, y bañaba con sus aguas el llano beniano. Era una carretera fluvial.

Hoy, sin embargo, el paso de la cuenca no ocupa más de cinco metros de ancho y un niño de 12 años cruza su cauce, y el agua, turbia y amarillenta, no le llega a las rodillas. “Con esa situación no es fácil salir, y cuando lo hacemos acarreamos al hombro nuestros productos durante tres días”, según Jou.

Catalina Semo, miembro de la comunidad La Capital, cuenta que los productos que lleva a San Lorenzo de Moxos son cabezas de plátano, arroz y harina de yuca para elaborar el refresco de chivé, una bebida típica del oriente boliviano.

“La situación del río nos afecta mucho. Desde cualquier punto se ve su cauce seco y amarillento”, asegura Semo.